La vía aeróbica y anaeróbica

Necesitamos la energía para realizar nuestras necesidades y actividades diarias. Nuestro organismo consigue la energía necesaria de diversas formas como son la vía aeróbica y la vía anaeróbica.

-La vía aeróbica. En esta vía aparece el oxígeno y utiliza el glucógeno, la glucosa y los ácidos grasos como la principal fuente para la producción de energía. La glucosa, procedente de la degradación del glucógeno, se oxidará a través del proceso de la glucólisis.

Por otra parte, los ácidos grasos se mezclarán con la Coenzima A, para posteriormente acceder al interior de la mitocondria. Para producirse esto, el ácido graso ayudado de la Coenzima A tendrán que unirse a la L-carnitina. La L-carnitina se encarga del transporte de los ácidos grasos al interior de la mitocondria, para producirse el acetil-CoA

Ácido graso + Coenzima A = AcilCoA

 AcilCoa + L-carnitina  = acetil-CoA

No solo participan en la obtención de energía por la vía aeróbica el glucógeno, la glucosa y los ácidos grasos, también podemos destacar que algunos aminoácidos, cetoácidos y glicerol pueden oxidarse para formar acetil-CoA o para formar glucosa (gluconeogénesis).

En el interior de la mitocondria, el acetil-CoA sufre un proceso de oxidación apoyado en el ciclo de Krebs. A través del proceso de Krebs se producen una serie de reacciones químicas que dan como resultado ATP, éste se encarga de convertir la energía química en energía mecánica.

La vía aeróbica entra en acción cuando los esfuerzos no son muy fuertes pero sí de una duración notable. Se calcula que se empieza a quemar grasa a los 25-30 minutos realizando una actividad física moderada sin realizar pausas.

En el músculo existen dos tipos de fibras: las fibras de tipo I, que cuentan con una gran capacidad del ejercicio aeróbico, y las fibras de tipo II, se contraen con una mayor rapidez.

-La vía anaeróbica. Hay dos ramificaciones de gran importancia: la vía anaeróbica aláctica y la vía anaeróbica láctica.

+La vía anaeróbica aláctica. En esta vía no aparece el oxígeno de por medio ni el ácido láctico. El ATP almacenado por el músculo se transforma en ADP y fosfato, pero al aparecer en cantidades ínfimas en el músculo se agota rápidamente. Al acabarse las reservas de ADP y fosfato, nuestro cuerpo actúa utilizando la fosfocreatina para obtener energía de forma inmediata. La fosfocreatina se rompe constituyendo fosfato que se envía al ADP para obtener energía en grandes cantidades de forma inmediata.

+La vía anaeróbica láctica. En esta vía se utiliza para la obtención de energía la glucosa y el glucógeno, transformándose estos en reservas de ATP. No se utiliza, en ningún momento, el oxígeno pero si se crea el ácido láctico. En esta forma de obtener energía hay dos claves: si la demanda de energía por unidad de tiempo es muy grande, no se podrá mantener el nivel de exigencia durante un período muy prolongado de tiempo. La segunda clave es que el ácido láctico es transportado hasta el hígado para transformarse en glucosa y pasar al músculo constituyendo el glucógeno (Ciclo de Cori).